Comparte este artículo:

Pecho y Lactancia

La mama es especialmente sensible a cambios hormonales. Durante el embarazo soporta considerables cambios para prepararse para la lactancia. Mantener una silueta joven después del parto puede ser un poco complicado, pero hay recursos para cuidar tu pecho.

Al inicio de la pubertad, los cuerpos de las chicas comienzan a producir niveles más altos de estrógenos y progesterona, lo que aumenta la cantidad de tejido adiposo o grasa en esta zona. La cantidad de grasa determina el tamaño del pecho. Los ligamentos de Cooper y la piel son el soporte natural de la mama.

Con la edad, el aumento de peso y la trasformación del pecho durante el embarazo producen estiramientos  y pérdida de elasticidad que gradualmente cambian la posición, forma y volumen del pecho. Podemos cuidarlo aplicando cremas hidratantes, duchas de frío-calor y con ejercicios pectorales.

Elegir un sujetador adecuado para tu pecho, e ir adaptándolo a los cambios de tamaño, es fundamental para tu salud. Sujetadores que no se ajusten a tu talla pueden provocar dolor de pecho, de espalda o de hombros, problemas de columna, malas posturas, estrías o rozaduras.


Durante el embarazo, el pecho aumenta rápidamente de tamaño y de peso. Es mejor ir cómoda que a la moda. Elige un sujetador hecho de fibra natural, como algodón o seda, y con tirantes anchos para una buena sujeción. El uso de cremas anti-estrías utilizadas durante el embarazo puede mejorar la elasticidad de la piel y mejorar las estrías aunque éstas no desaparezcan por completo.


El cuerpo cambia gradualmente durante los nueve meses de embarazo y lleva casi un año recuperar la silueta inicial.

Los pezones de una mujer se vuelven más sensibles cuando se empieza a amamantar, incluso se pueden irritar. Para prevenirlo se puede utilizar algún bálsamo o crema para suavizar los pezones. Algunas madres consideran útil usar un sujetador especial, con copas desechables, para la lactancia. Esto facilita simultáneamente la lactancia y el cuidado del pecho. Al mismo tiempo mantiene el contacto directo entre el bebé y la mamá mejorando el ritmo de la lactancia.

¿Puede afectar en el desarrollo de tu pecho la opinión que tengas de él? ¿Cuáles son en realidad los síntomas del cáncer de mama? Lee más acerca del pecho y de la lactancia aquí.

Comparte este artículo: