La mama es especialmente sensible a cambios hormonales. Durante el embarazo soporta considerables cambios para prepararse para la lactancia. Mantener una silueta joven después del parto puede ser un poco complicado, pero hay recursos para cuidar tu pecho.