Comparte este artículo:

Las enfermedades de transmisión sexual

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) se desarrollan por patógenos: bacterias, virus o parásitos transmitidos de una persona a otra por vía sexual. El método más seguro de evitar las ETS es el uso del preservativo, sin olvidar la higiene personal.

Las ETS más comunes son la sífilis, la gonorrea, VIH/SIDA, clamidia, tricomoniasis, hepatitis B, papilomatosis causada por el virus del papiloma humano (VPH) así como el herpes genital. Las causas de dichas enfermedades y otras infecciones son el contagio principalmente a través de las secreciones corporales infectadas o líquidos como la sangre, la saliva, etc.

Es más probable que la infección se transmita durante el sexo vaginal, anal u oral, pero varias ETS se transmiten por el uso de la misma jeringuilla o besándose con una persona infectada.


Una mujer infectada puede transmitir la enfermedad a su hijo durante el embarazo o parto.

Para protegerse de las ETS es necesario usar correctamente los preservativos masculinos y femeninos, informarse de los síntomas de las ETS, comprobar la salud regularmente, vacunarse contra la hepatitis y el VPH. Es decir, actuar con responsabilidad y respeto tanto por tu salud como por la de los otros.


La mayoría de ETS son relativamente fáciles de tratar si se detectan a tiempo. Las no tratadas pueden tener consecuencias graves, por ejemplo, la sífilis puede causar ceguera, discapacidad o incluso la muerte, y la clamidia, infertilidad.

Lamentablemente, todavía no es posible curarse de la infección del VIH. La hepatitis viral también puede ser potencialmente mortal, pero la infección por VPH puede tener consecuencias graves a largo plazo en forma de tumor maligno.

Más información en inglés sobre las ETS específicas y sus síntomas visibles e invisibles, así como el riesgo de infectarse, aquí.

Puedes hacer el seguimiento de tu regla utilizando WomanLog. Descárgate WomanLog ahora:

Download on the App Store

Get it on Google Play

Comparte este artículo:
https://www.besafemeds.com/blog/which-stds-can-be-cured/
https://www.medicalnewstoday.com/articles/17131.php
https://www.nhs.uk/common-health-questions/sexual-health/what-should-i-do-if-i-think-i-have-got-an-sti/
El término “sexualidad” lleva a pensar en el sexo, pero la palabra va mucho más allá del sexo y de la procreación. La sexualidad es una parte integral e importante de cada persona, vinculada al deseo de amar, de estar en una relación cercana, de sentir la intimidad y el placer sexual.
Los futuros padres suelen preocuparse de si es seguro tener sexo durante el embarazo y si esto no hace daño al futuro bebé. Sin embargo, el embarazo no implica la abstinencia sexual: ni el acto sexual ni las contracciones del orgasmo pueden hacer ningún daño al bebé. Tampoco el coito puede causar aborto ni parto prematuro.
La anticoncepción hormonal no es adecuada para todas las mujeres: algunas tienen efectos secundarios, otras no aceptan la idea de que los procesos de su cuerpo cambien fundamentalmente. Afortunadamente, existe una alternativa: los anticonceptivos no hormonales.